Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra política de cookies.

×

El Corpus

Ayuntamiento de Campillos  • webmaster@campillos.es  • 952 722 168
Ayuntamiento de Campillos
Ayuntamiento de Campillos  • webmaster@campillos.es  • 952 722 168

El Corpus

El Corpus

Corpus Christi (Cuerpo de Cristo) o Solemnidad del Cuerpo y la Sangre de Cristo (también llamada Corpus Domini: Cuerpo del Señor), es una fiesta de la Iglesia Católica destinada a celebrar la Eucaristía.

Su principal finalidad es proclamar y aumentar la fe de la Iglesia Católica en Jesucristo presente en el Santísimo Sacramento. La celebración se lleva a cabo el siguiente jueves al octavo domingo después del Domingo de Pascua (es decir, 60 días después del Domingo de Pascua), si bien en Campillos se suele celebrar el domingo siguiente a dicho jueves.

Contextualización histórica

A fines del siglo XIII surgió un movimiento eucarístico en Lieja, Bélgica, cuyo centro fue la abadía de Cornillón, fundada en 1124 por el obispo Alberto de Lieja, declarado santo. Este movimiento dio origen a varias costumbres eucarísticas; por ejemplo, la exposición y bendición con el Santísimo Sacramento, el uso de las campanillas durante la elevación en la Misa y la fiesta del Corpus Christi. Santa Juliana de Mont Cornillón, priora de la abadía en aquellos años, tuvo una visión referente al mayor culto a la Eucaristía en 1208. En 1246 el Obispo de Lieja aprueba la celebración del Corpus Christi en su Diócesis.

Tras el milagro eucarístico de Bolsena, en el que la sangre manó de una hostia consagrada, el 8 de septiembre de 1264 el Papa Urbano IV por medio de la bula Transiturus de hoc mundo hace extensiva dicha festividad a toda la Iglesia.

La muerte del Papa Urbano IV (el 2 de octubre de 1264), un poco después de la publicación de la bula, frenó la difusión de la fiesta. El Papa Clemente V tomó el asunto en sus manos y en el Concilio de Vienne (1311), ordenó una vez más la adopción de esta fiesta. En 1317, Juan XXII promulga una recopilación de leyes extendiendo la fiesta a toda la Iglesia.

Finalmente, el Concilio de Trento declara la costumbre de que todos los años, en determinado día festivo, se celebre el sacramento de la Eucaristía con singular veneración y solemnidad y que sea llevado en procesión por las calles y lugares públicos.

En casi todo el orbe católico se realizan procesiones eucarísticas este día.