Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra política de cookies.

×

Historia del Ayuntamiento

Ayuntamiento de Campillos  • webmaster@campillos.es  • 952 722 168
Ayuntamiento de Campillos
Ayuntamiento de Campillos  • webmaster@campillos.es  • 952 722 168

Historia del Ayuntamiento

Ayuntamiento

La excepcional situación de Campillos como punto intermedio entre Andalucía Oriental y Occidental, entre el Mediterráneo y el Guadalquivir, en la cuenca media de un río civilizador, el Guadalhorce, equidistante de los núcleos históricos claves del interior malagueño, la villa de Campillos ha hecho que tenga numerosos poblamientos. Existen varios yacimientos arqueológicos en el término municipal entre ellos Castillones, Castellón, Capacete, Capitán, Moralejo, La Mezquita, y el complejo Camorra-Peñarrubia.

En poder de los vecinos hay restos que abarcan desde el Neolítico, que evoluciona hacia la cultura libiofenicia de la costa; la Ibérica muy definida y la superpuesta por la colonización romana que prevalece hasta el Bajo Imperio. De estos asentamientos y en particular de la dominación romana, existen restos de cerámica, sillares, columnas así como de fortificaciones y poblados, en los lugares conocidos por Los Castillones, El Volao, Aljibejo, Romeroso.

También han aparecido monedas de muy distintas épocas, con personajes alegóricos y gobernantes, pequeños y grandes bronces de Octavio, Claudio, Trajano, Constantino, etc., que ponen de manifiesto la unificación de los poblados y villas de éstos contornos y que debieron ser destruidos por las invasiones germánicas.

El primer núcleo de población, surge con la llegada en 1492 de unos vecinos de Osuna, carboneros y ganaderos, tras la conquista de Teba y la consiguiente pacificación de la zona, aprovechando las tendencias repobladoras de los Reyes Católicos. Se instalan donde los bosques de encinas y el pasto para el ganado abundaban.

Poco después arribaron gentes de Teba y Antequera conformándose una aglomeración importante, que hace necesario, en la segunda mitad del siglo XVI, ampliar y reformar las chozas y el trazado de una estructura a cordel, es decir, calles longitudinales y transversales.

No tardó mucho en que la creciente puebla de Campillos rebasase en número de habitantes a Teba, de la que dependía administrativamente. A finales del siglo XVII y basándose en una de las claúsulas del llamado Servicio de Millones, por la que el rey podía valerse de dos millones de ducados en ventas de jurisdicciones y oficios para atenciones del Estado, varios vecinos acaudalados solicitaron que se les concediese justicia y regimiento con alcaldes y cuatro regidores para que la villa tuviese jurisdicción plena.

El rey Carlos, con fecha 6 de noviembre de 1680, concedió a Campillos el privilegio de villazgo con jurisdicción plena, eximiéndolo de Teba.