Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra política de cookies.

×

Unas 1.500 personas se concentran en Campillos para expresar su malestar por la no declaración de zona catastrófica

Ayuntamiento de Campillos  • webmaster@campillos.es  • 952 722 168
Ayuntamiento de Campillos
Ayuntamiento de Campillos  • webmaster@campillos.es  • 952 722 168
Noticias

Unas 1.500 personas se concentran en Campillos para expresar su malestar por la no declaración de zona catastrófica

El Ayuntamiento de Campillos ha llevado a cabo esta tarde una asamblea informativa para exponer a la ciudadanía las gestiones realizadas tras las inundaciones del pasado fin de semana, expresar el malestar por la no declaración de zona catastrófica y anunciar como medida de protesta un encierro indefinido en el pabellón polideportivo municipal. El alcalde, Francisco Guerrero, ha presidido un acto al que han asistido unas 1.500 personas de la localidad y en el que han estado presentes todos los miembros del equipo de gobierno, el portavoz del grupo socialista en el Consistorio, el alcalde de Antequera, el alcalde del Valle de Abdalajís, la alcaldesa y concejales de Almargen, la alcaldesa y concejales de El Saucejo y representantes de la corporación municipal de Ardales.

Guerrero ha reiterado su indignación por la postura asumida por el Gobierno central, “es una vergüenza que dejen desamparado al pueblo de Campillos”, y ratificó la decisión anunciada esta mañana de iniciar un encierro indefinido en el pabellón polideportivo municipal, ubicado en una de las zonas más castigadas por esta catástrofe. Así, una vez concluida la asamblea, el primer edil, el resto de integrantes de su equipo de gobierno y varias decenas de personas del municipio se han encerrado en la citada instalación deportiva.

“El objetivo era informar de la situación a los vecinos y vecinas e invitarles a que se encierren con nosotros en señal de protesta como medida de presión por la no decisión de declarar a Campillos como zona catastrófica. No creemos en la palabra de la Junta y del Gobierno central, creeremos en los hechos cuando se produzcan. Y, por desgracia, los hechos ya van tarde. Con el tema del agua nos prometieron ayuda y aún seguimos esperando. Campillos no puede esperar, debemos tener la ayuda extraordinaria ya”, explicó el alcalde.

Guerrero denunció la delicada situación económica que atraviesan muchas familias de la localidad: “Tenemos un pueblo colapsado, a comerciantes que necesitan abrir ya sus negocios, agricultores que necesitan ya acceder a su campos, ganaderos que necesitan ya invertir y comprar ganado para seguir subsistiendo. La economía de la localidad depende de eso y necesitamos que las administraciones, que son las que deben velar por los intereses de la ciudadanía, aporten dinero con urgencia”.

El alcalde cifró en torno a los 40 millones de euros el importe total de los daños que se han producido en Campillos, pero se mostró convencido de que el municipio volverá a ser lo que era: “Indudablemente. Somos un pueblo con coraje, entusiasmo e ilusión. Vamos a tener la fuerza necesaria para salir adelante, pero somos un pueblo de 8.600 habitantes que no puede asumir, de un día para otro, pérdidas por valor de 40 millones de euros. Porque esa es una cantidad inasumible para cualquier municipio pequeño”.